Mié. Jul 17th, 2024

MEMORIAS DE UN APATZINGUENSE
Por: Juan Chacón Baez

Capitulo 5

Continuamos hablando de los cines que ha habido en la ciudad, me falta tomar en cuenta otros cines más, dos de ellos funcionaron dentro de otros cines y otros dos más que funcionaron en otros lados.
De los que funcionaron dentro de otro, se puede anotar la sala adjunta al cine Purépecha que funcionó solo un corto periodo de tiempo en la parte alta del cine, arriba del portal de entrada al cine, como ya lo había dicho anteriormente era propiedad de Don Félix Cerda Loza.
El otro fue el Cine llamado Sala de Arte Paraíso, que funcionó en el mismo edificio del Cine Azteca, pero a un costado, mismo que fue construido para diversión de personas mayores de 21 años, este y el Azteca, propiedad de la Familia Ponce.
Claro que también el cine que no había tocado era el Cine Azteca, el cual fue construido en un terreno que hace bastantes años fue ocupado por una escuela a la que solo conocí como escuela del profesor Anzo, en este cine tocó el Conjunto Los JAMMS, en sus inicios, así como otros conjuntos también locales, hoy ya desaparecidos esos cines el local se acondiciono como Salón de fiestas, que se ubica en la colonia Lázaro Cárdenas, en la calle Francisco Villa, cerca de las carnicerías del Mercado del Ahuate, entre las calles Emiliano zapata y Gabriel Leyva.
Otro cine fue el Cine Parroquial, que funcionaba en el patio interior de la Catedral, donde posteriormente se construyó una sala en donde se reúnen grupos católicos, este cine en sus inicios solo funcionaba en el patio y era propiedad de señor Cura Mandujano y su operador era nada menos que el profesor Constantino Ortiz Tinoco, muy hábil para manejar el aparato, ya que era en el único cine que con un solo aparato de 16 milímetros no hacia cortes intermedios entre rollo y rollo.
También funcionó por varios años el Cine Pilar, propiedad de la familia Béjar de Parácuaro, que era administrado por el señor Juan Calderón de Uruapan, quien después se quedó como responsable del mismo y luego por sus hijos; este cine funcionó en el pasaje que se comunica con el edificio Béjar, en una construcción que estuvo hecha para un cine y que desgraciadamente no supe las causas por las que no funciono varios años y el local fue utilizado como bodega por la Comisión Federal de Electricidad.
Hablando de los cines que ya tocamos es bueno recordar que el Cine Purépecha, cada año presentaba su Semana Internacional del Cine, con películas de reciente estreno, cabe mencionar que los 7 días de la semana se llenaba el cine con esas grandes funciones, que hicieron época en esta ciudad; en este cine, se presentaban periódicamente las Caravanas Artísticas Corona, en las cuales nos visitaron artistas mexicanos de gran renombre, también se presentaron en ocasiones artistas solos, que también llenaban el la sala, cabe destacar que el precio de entrada para ver la caravana Corona, que a veces estaba conformada hasta por 10 artistas, era solo de 10 pesos. Las personas que iban al cine antes de entrar a la función que asistían compraban sus tostadas enfrente del cine en donde se localizaba la lonchería El Rinconcito
En el Cine Morelos, hoy Cinema 2000, se presentaban las películas de estreno de Mario Moreno Cantinflas, al mismo tiempo que en los cines de la capital del país. También aquí se presentaron artistas en las Caravanas que organizaba la Compañía Vinícola de Saltillo elaboradora de Club 45, aquí llegaron a actuar los Hermanos Carreón, el organista invidente Ernesto Hill Olvera, el primero que hizo cantar un órgano Hamont.
También es digno mencionar que en este mismo Cine Morelos, cada año nos visitaba por conducto de la Compañía Vinícola de Saltillo el doctor en letras Jorge Marrón, conocido artísticamente como el Hombre de la Blanca Cabellera el Doctor IQ, con su programa cultural de preguntas y respuestas con premio a quienes las contestaban.

Print Friendly, PDF & Email