Vie. Mar 1st, 2024

MEMORIAS DE UN APATZINGUENSE
CAPITULO 2
LA ESCUELA JOSE MARIA MORELOS
CONTINUACION…2da Parte

Es digno mencionar que como el mural estaba conformado por cientos de piedritas y se empezó a armar de abajo hacia arriba, ya fue en las últimas piedras cuando vieron que el personaje central del Mural era Don Miguel Hidalgo y Costilla, cuando vieron el equívoco ya no se pudo dar paso atrás quedando así. Esto me tocó vivirlo a mí y no me lo contaron por eso lo comento.
Menciona uno los cronistas de la ciudad que no hay equivoco en el mural que lo que lo que pasó es que un alto personaje de ese tiempo le quería cambiar el nombre a la escuela lo cual es completamente falso, el cambio de nombre se quiso hacer pero para tapar el error y adecuarlo al mural cosa que no se permitió, quedando solamente en que el edificio se llamaría Miguel Hidalgo y la institución se seguiría llamando Escuela d José María Morelos y Pavón y nunca se mencionó ya el nombre de Don Miguel Hidalgo.
En el edificio actual yo solamente estuve los tres primeros años de haber empezado a trabajar el nuevo edificio, por lo tanto me tocó estrenarlo.
Los maestros que trabajaron en el tiempo que estuve en la escuela, fueron entre otros que no recuerdo, el profesor Cayetano Vallejo, la maestra Adelina Trap, el profesor Ignacio Martínez, la maestra María del Refugio Espinoza (la maestra cuquita) la maestra Virginia Zavala Reyes, el maestro Adán Martínez Orozco, el profesor Wilfrido Tapia, la maestra Elodia Jacobo, la maestra Cristina Rojas, el profesor Aurelio Chacón López, la maestra Eloísa Villalón, el profesor Salvador López, así como el maestro de educación Física Manuel Velázquez, recordamos al conserje don “Socorrito” Espinoza, los directores que me tocaron en ese tiempo fueron el profesor Maumedalid Hernández Leal y también el profesor Juan Alvarado Dueñas, así como el inspector de la Novena Zona Escolar que en ese tiempo solo había una, profesor Enrique Villaseñor Ponce de León.
Finalmente puedo mencionar que en los siguientes dos años de su fundación que fue en 1955, se incorporaron otros maestros entre ellos la maestra Consuelo Mejorado que llego a trabajar a la escuela, desempacadita de la Escuela Normal de Tiripetio, que fue muy buena maestra, porque en esos tiempos egresaban buenos maestros amen de ahora que es obvio decir porqué, ya no salen igual, porque de todos son conocidos los motivos.
Recordamos que en los primeros años la barda perimetral del terreno que ocupa el edificio, era una barda con huecos, la cual era fácil saltarla para los que llegaban tarde, así como por parte de quienes se iban “de pinta” como decían a los que se salían a media clase o después del recreo.
Eso es lo que yo recuerdo de mi estancia en la gloriosa Escuela José María Morelos y Pavón, una de las primeras escuelas que hubo en la ciudad.
Les comento a los lectores que lo que yo escriba de aquel Apatzingán de mis ayeres será solo lo que a mí me tocó vivir con el propósito de no mentir o de escribir lo que a mí no me consta, por eso solo escribiré mis vivencias y no lo que me hayan platicado o contado.

Print Friendly, PDF & Email