Mié. Jun 12th, 2024

GRAVE LA AUTOMEDICACIÓN, APLICACIÓN DE REMEDIOS CASEROS Y CONSUMO DE PRODUCTOS MILAGROSOS

**Médicos generales del estado revelan riesgos a la salud por dicha práctica.   

Morelia-Charo Michoacán, 28 de agosto de 2023.- Hasta ocho de cada diez pacientes que llegan a un consultorio de medicina general, lo hacen ya automedicados, con aplicación previa de remedios caseros o habiendo consumido productos milagrosos.
Lo anterior fue expuesto por los médicos generales, Martha Delfina Cervantes Carreño y Maximino César Jiménez Zavala, expresidenta nacional y presidente estatal actual del Consejo Nacional de Certificación en Medicina General.
Agregaron en rueda de prensa que muchos de estos medicamentos automedicados, como analgésicos, que se consideran inofensivos, pueden encubrir los síntomas de padecimientos graves como la apendicitis, que, de no detectarse con oportunidad, puede reventarse dentro de la cavidad abdominal y causar peritonitis e incluso la muerte.
“De hecho, nueve de cada diez apendicitis graves, la causa es la automedicación”, coincidieron.
Por otro lado, revelaron que igual número de pacientes arriba a los consultorios de medicina general a una consulta habiendo ya consumido o aplicado remedios caseros, que en la mayoría de las ocasiones causan alergias o reacciones adversas al organismo.  Y respecto de los productos milagrosos que se expenden en tiendas diversas o por internet: el “vale madre”, para el estrés; “chupa panza”, para bajar de peso; “riñosan” para cálculos renales y hasta píldoras para aumentar el órgano sexual masculino, son un “total engaño para el consumidor”. 

En su oportunidad, Jiménez Zavala, calificó de “info-intoxicación” al hecho de automedicarse con lo que el consumidor lee a través de las tecnologías de la comunicación y el internet. “todo el mundo se receta sin fundamento científico en línea”, adujo.
Este tipo de productos milagrosos intoxica a la gente y ésta ya nos llega con doble padecimiento o complicada al consultorio, subrayó.
Describió que en el caso de un simple dolor de cabeza se consume analgésico, que, aunque disminuyó el síntoma o se quitó el mismo, pero encubre lo que puede ser desde cefalea, una crisis hipertensiva o hasta un tumor cerebral y se llega al consultorio público o privado con el reclamo de que no se le detectó a tiempo; lo mismo que para el dolor de estómago, el encubrirlo, puede resultar a la postre un quiste ovárico, indicó. 

Por su parte, la doctora Cervantes Carreño reveló que existen curas que desde el púlpito expenden en plena homilía, bolsitas con hierbas molidas supuestamente contra el cáncer e invitando además a dejar quimio y radioterapias. Sin dejar de lado la importancia de la herbolaria, agregó que la misma tiene un protocolo de farmacología, con dosis respectivas.
Hicieron un llamado a la población a acudir ante un médico general debidamente certificado para atender cualquier padecimiento, para lo que aprovecharon para dar a conocer que para la certificación de los médicos generales existe una convocatoria que cierra el día 29 de septiembre del presente año y la realización del examen respectivo de certificación será el 29 de octubre, mismo que sirve para avalar sus destrezas, capacidades y conocimientos plenos para atender a la población.
Dijeron que 78 médicos generales se han certificado en los últimos dos años en la entidad.
El actual presidente del Consejo de Certificación en Medicina General en el estado de Michoacán, Maximino César Jiménez Zavala, expuso que no obstante la automedicación, durante la pandemia anterior se propició un aumento en la misma práctica nociva de consumir medicamentos sin prescripción médica y sin receta, que fue de ocho hasta nueve en cada diez pacientes.
Finalmente, la actual integrante del Consejo Consultivo del Consejo Nacional de Certificación en Medicina General, Martha Cervantes Carreño, hizo un llamado a la corresponsabilidad entre el paciente y el médico, en cuanto al tratamiento de una enfermedad, no solo en la ingesta correcta del medicamento, sino en cuanto a la alimentación debida, para evitar riesgos entre la población.   

Print Friendly, PDF & Email