Vie. Mar 1st, 2024

Emancipación política. El transitar histórico de José María Morelos

Escribe: Javier Lozano Gamiño

          El fin de semana tuve el momento de dar seguimiento al proceso de vinculación que está organizando el Senador de Morena Cristóbal Arias Solís a través de la apertura de sus casas de gestión. Ahí, he detectado la gran utilidad a fin de capitalizar la relación entre los poderes y los distintos sectores; asimismo, buscar aquellos mecanismos y herramientas de interlocución para entablar algunos componentes que puedan optimizar las diferentes áreas de oportunidad.
Quizá, la piedra angular fue haber percibido la enorme desigualdad social que aún sigue generando inquietud por el abandono de sus gobiernos estatales.
Ese aliento, fue manifestado en torno a la evidencia que particularmente expresaban cientos de ciudadanos de Tierra Caliente— en la zona de Huetamo, San Lucas, Tuzantla, Benito Juárez y algunas localidades donde ha permeado las acciones inequitativas y desiguales por la indiferencia de administraciones.
En esa agenda de trabajo, el Senador ha contrastado la evidente realidad que documenta que muchos de esos municipios y comunidades contiguas, se enfrentan en una escalada concentración de marginación; al mismo tiempo, el campo confirma que los apoyos fluyen en una forma desigual, en aquella región de uno de los personajes más emblemáticos de nuestro Estado de Michoacán: José María Morelos y Pavón.
Esa etapa revolucionaria del generalísimo Morelos, recordó la tenacidad de diversas acciones que fueron relacionadas con la lucha independentista. Huetamo fue pieza clave y estratégica durante el periodo insurgente con largas batallas para controlar puntos de aquellos parajes y zonas de difícil acceso, ante las dificultades geográficas. Aquella región de la tierra caliente, fue considerada como un enclave medular de varios contingentes que participaron en un sostén indispensable en las columnas guerrilleras comandadas por José María Morelos.
Ese factor, dinamizó la conexión explicita de una de las figuras y referentes históricos en la semblanza de Cristóbal Arias Solís.
En ese contexto del recorrido, pude detectar que el rostro del senador, está ligado a la memoria cronológica de nuestro territorio; el hecho de que muchos seguidores expresaran el reconocimiento abierto al legislador, me hizo suponer rápidamente que la figura del oriundo de Churumuco, posee con un grado altísimo de un referente, en una semblanza dotada de conocimiento.
Pero lo más interesante entre sus seguidores, es qué se está formando una corriente de opinión que ahora le toca vivir al senador— porque muy probablemente su habilidad sea la punta del iceberg de— una de las figuras más influyentes de la política en nuestro Estado. Eso rememoró la curiosidad que marcó un precedente que a veces estamos obligados a recuperar, ya que de ahí se desprende los esfuerzos coordinados de una mente brillante como el generalísimo Morelos. Por ello, cuándo se reseña las acciones de una etapa trascendental donde se decretaron diversos congresos, así como el documento emancipador a la América Latina, comienza a invadir una mezcla de entusiasmo y sentimiento.
Esas obras, tomaron auge una vez que se hizo memoria de las rutas independentistas, y el nacimiento ideológico de uno de los gestos que irrumpieron a sembrar las batallas para implantar al régimen, a través de una transición que era inspirada contra el modelo represor.
Ahí, señalamos que se agitó la pasión desbordada que es alimentada por la mirada histórica de los caminos de Michoacán. Por ello, rescatamos que la narrativa del Senador, hizo énfasis a aquellas causas que emanan de la desigualdad, la inequidad, la marginación y otros factores inherentes. Ante ello, “hay una necesidad de reconstruir esos agravios”, mediante los principios que llevamos al interior de un liderazgo como José María Morelos Y Pavón.
Por cierto, eso me hizo adentrarme a 1992: una de las etapas más duras hacia la consolidación de la democracia en nuestro territorio michoacano. En esa época, el dominante PRI de Carlos Salinas de Gortari, desempeñaba un papel decisivo e influyente de la soberanía del país; el fraude, era parte de la naturaleza patológica de uno de los partidos que utilizaba cualquier mecanismo la fabricación y manipulación de comicios y procesos electorales. Michoacán tiene una crónica fraudulenta que poco a poco iremos entendiendo, porque se ha revivido una pieza clave que padeció la ignominia, la calumnia y la difamación; su nombre es Cristóbal Arias Solís: está de regreso, pero ahora en otras condiciones que favorecen su entrada a palacio de gobierno.

Print Friendly, PDF & Email