Mar. Dic 6th, 2022

Un balance a José Luis Cruz Lucatero

Escribe: Javier Lozano Gamiño

No cabe duda, que cuando se pretende establecer un esquema de trabajo y buscar caminos hacia la complejidad que actualmente estamos padeciendo en el país, se desplaza todo tipo de recursos, mecanismos y esfuerzos humanitarios— a fin de avanzar al clima que cierre la brecha a la propagación del Covid-19. Ahí, fiel a su estilo, el presidente municipal de Apatzingán ha hecho todas las funciones y criterios que establece el sistema de salud federal; aquí, su posición siempre se centró en la preocupación por asumir con responsabilidad la relevancia que pudiera llegar a tener el coronavirus. Desde un principio, el edil asumió un liderazgo para poder influir en la ciudadanía, sobre la concientización y los riesgos que fueron evaluados por las autoridades competentes.

Estratégicamente se divulgó un esquema de interlocución en toda la localidad; asimismo, en comunidades contiguas con una predisposición que se distinguió por dos factores medulares: efectuar recorridos a los puntos clave en el que se consideraron vulnerables hacia la sociedad civil; igualmente, se logró tener una comunicación con las autoridades estatales y federales, así como un eficaz monitoreo en las principales entradas de la ciudad. Pero, por desgracia, el coronavirus tiene una tendencia altísima de transmisión; por ello, y a pesar de una larga lucha a evitar que el covid-19 llegara, se dieron los primeros casos desde hace algunas semanas. Para aquellos que aseguraban que era una enfermedad inexistente, he hicieron caso omiso, era inevitable porque geográficamente y económicamente: Apatzingán es de las ciudades más importantes del Estado.

Por ello, puede haber una hipotética razón que establezca la combinación de que muchas personas no reflexionaron con responsabilidad y relajaron sus actividades rutinarias; o de igual manera, pasó desapercibido el mensaje de las autoridades de los tres niveles de gobierno sobre el confinamiento. Una consecuencia puede derivar de ello; por otra parte, para aquella gente que aunque por necesidad tuvieron que salir a trabajar, no atendieron los protocolos y subestimaron por completo el efecto del Covid-19. 

Pero, a pesar de eso, el presidente municipal no ha bajado la guardia, ni ha desestimado ningún recurso y esfuerzo por revertir rápidamente el clima que actualmente vive el territorio. En estos momentos, Apatzingán ha rebasado los 20 casos positivos. Y aunque esto, no ha concluido aún, el mandatario redobló y multiplicó los esfuerzos de organización. Consideramos que, ahí, no hay nada existente que los apatzinguenses puedan reprochar: la lucha de la administración se mueve siempre por la tenacidad de ejercer toda la capacidad, justamente en la emergencia sanitaria que decretó la autoridad federal. 

Hasta este momento, podemos elaborar un balance del ejercicio que está desempeñando José Luis Cruz Lucatero. Ahí, se influyó y se manifestó que el esquema administrativo municipal: no ha escatimado esfuerzos, recursos y mecanismos que han dado la batalla por aminorar rápidamente el fenómeno del covid-19. Tanto es así, que adicionalmente se sigue trabajando en los temas de la agenda municipal, y que son prioridad hablando propiamente del desarrollo óptimo de Apatzingán. Eso, evidentemente habla de la disponibilidad que se concretó una vez que José Luis Cruz Lucatero asumió la gestión. 

Dentro de este pequeño análisis, hay que tener claro que a pesar de que estamos viviendo una coyuntura compleja, se asumió un rol puntual que ha permitido canalizar las demandas para lograr en la medida de lo posible el proyecto transformador que encabeza el licenciado Andrés Manuel López Obrador. Por esta razón, elaboro una pequeña lingüística, y una profunda evaluación de que hasta el momento el presidente José Luis Cruz Lucatero, ha cumplido con las expectativas; esto quieres decir: que no existe ninguna duda que la administración actual, dejará un precedente sumamente sustancial.

Por cierto, desde este espacio hacemos una invitación a que la población en general atienda el llamado puntual que hace el presidente y las instituciones que han coadyuvado en las acciones contra el Covid-19. Este problema, hay que recordar que nos concierne a todos: las autoridades con el deber de garantizar las condiciones que brinden las herramientas necesarias; y la sociedad, quedándose en casa hasta que el sistema de salud lo disponga. Aunque muchos salen a trabajar por una necesidad inexorable, deben realizarlo atendiendo el protocolo de sana distancia, uso de cubrebocas y lavar las manos constantemente. Para salir adelante de este proceso, hay que marchar con la cooperación y colaboración del mandatario José Luis Cruz Lucatero, que ha establecido una política pública eficaz.

Print Friendly, PDF & Email